Historias de terror de Cataluña

Historias de terror de Cataluña

31Cataluña no se salva de tener historias de terror muy dramáticas para cautivar al público más intenso. Se dice que las historias de terror definen los miedos de una población en un tiempo determinado.

Pero cuando son reales estas historias de terror podrían marcar que tan eficientes eran (o son) los organismos para imponer la seguridad de los ciudadanos y sus pertenencias. Cuando se conocen historias de asesinos en serie, centros de vicios de juegos de azar, robos y muertes, apartando la fantasía, ¿qué pasaba con los policías de la época?

Afortunadamente estos flagelos han sido atacados en cierta forma, aunque la delincuencia en contra de la propiedad privada sea uno de los flagelos más frecuentes en los ciudadanos de Cataluña. Los cerrajeros profesionales reportan constantemente el daño a la propiedad, detectándola por medio de la solicitud de sus clientes de servicios de cerrajería, para restablecer la seguridad del lugar.

Desde hace más de 100 años Cataluña ha experimentado historias de mujeres malvadas, terror en los hospitales o muertes sin explicaciones en las vías del metro. No son leyendas son hechos reales que al pasar del tiempo se han vuelto más difíciles de creer por la población pero que solo los catalanes más viejos pueden dar fe de ello.

La vampira de Barcelona

Este es nombre de una asesina en serie, que ejercía como prostituta y bruja del sector, al que fueron adjudicados muchos asesinatos de bebes y niños que secuestraba para mutilarlos y sepultarlos en su residencia en Raval que es un barrio de Barcelona, ubicado en el distrito de Ciutat Vella, uno de las zonas más turísticas de Cataluña

Esta mujer no tenía características terroríficas, sino todo lo contrario. Se valía de sus cualidades para secuestrar a los niños arrebatárselos a sus padres, terminando con sus vidas de una manera muy despiadada. De aquí la recomendación a no confiar en extraños a pesar de su apariencia.

Lugares de terror

El hospital de Tarrasa, municipio de Barcelona, esconde una historia en donde los pacientes se suicidaban, se deduce que por el sufrimiento que les hacía padecer sus enfermedades, pero otros afirman que se trataba de un ente demoniaco que los llevaba a perder las esperanzas de vida.

En nuestros tiempos, con un sistema de vigilancia y monitoreo del establecimiento hospitalaria podría ayudar a esclarecer tan deplorables hechos. Vale la pena oír las historias de boca de los lugareños y obtener los detalles de las muertes.

Flagelos que aterran a cualquiera

Hoy en día no se escuchan historias de esta magnitud, ni se experimentan muertes debido a la actuación de asesinos, en muy escasas ocasiones. Ahora estas historias quedan en el pasado y son desempolvadas para entretener a los visitantes y asustar a los niños más curiosos.

Cataluña no se exime de poder contar historias de terror muy interesantes, aún existen otras como los suicidios en el metro, que sirvieron para aumentar el nivel de seguridad en las estaciones. Pero que quedan en los recuerdos de sus habitantes, como norma de referencia.


Comments are closed.
error: Content is protected !!