Imposición o Tradición

Imposición o Tradición

cataluna_bandera_gettyMucho se habla sobre el idioma del catalán, dentro del territorio de Cataluña o de toda España. Si es un derecho o un deber de sus ciudadanos mantenerlos dentro de su cultura, respetarlo y adoptarlo como un habla única de esta nueva Cataluña. Se oye de algunas bocas que es un derecho de quien ha nacido y vivido, con hablando este idioma, que ahora exista la posibilidad de dejarlo a un lado, por el castellano. Es incluso se ha escuchado como se denigra a otros idiomas como el castellano por querer resaltar al el idioma natal de los catalanes.

Pero para los jóvenes es bueno saber que es lo que representa conocer y aprender el idioma. A menudo me pregunto ¿Cuál es el centro del conflicto?, porque no dejar correr el tiempo, que los ciudadanos adopten el idioma con el que se sienten identificados libremente, sin tener que pegar gritos de que deben imponerse uno u otros. De todos modos, las lenguas son resultado de un proceso social, en cual su gente se siente identificada, se hace costumbre hasta el límite de hacerla propia, una lengua no puede ser impuesta es mi parecer.

Si muy bien ancianos y adultos que son catalanes y hablan muy bien catalán, tienen el debido derecho de ejercer su habla en todos los rincones de su ciudad natal, con quien desee y pueda hablarlo. ¿Quién se los impide? Además que dan a sus hijos y familiares una educación y formación que ellos creen que es la debida, entre ellos está el enseñarle otro idioma si es que el castellano los limita. No se puede abandonar sus tradiciones ni raíces, es una lucha de cada quien. Pero ahora aquel que ha nacido en tierras de Cataluña, pero hablando un solo idioma, el castellano ¿no tiene el mismo derecho de crecer y vivir como mejor crean sus padres? Las condiciones son iguales para ambas situaciones.

Si la fuerza del lenguaje catalán se está esfumando, quizás es porque no tiene la misma aceptación que hace miles de años, la sociedad se ha ido transformando y la evolución llego con esta lamentable situación, para unos, para otros imperceptibles. No veo porque es momento para la imposición, ni para la crítica de quien habla y siente que su idioma es el catalán, es parte del respeto entre ciudadanos, que desea empañarse con un humo político. El idioma catalán es parte de la cultura tanto como es aquel cerrajero que por años se ha ocupado de las debilidades de seguridad de su población, con la misma fuerza con que piden los cerrajeros baratos en les corts que se les respete su reputación y se haga un cese a la piratería de su profesión.

En el fondo los ciudadanos saben que las tradiciones no se imponen, que aquel abuelo que habla con tanta gracia el catalán, o aquellos que en sus funciones gubernamentales deben cumplir su trabajo dirigiéndose en su modo de hablar de manera bilingüe por una necesidad social, lo sigan haciendo, pero no se pueden desconocer ni sus raíces ni sus evolución.


Comments are closed.
error: Content is protected !!